2.11.10

23.

A veces, es mejor vivir haciéndose el tonto. Es más fácil creer que la magia existe, que los regalos debajo del árbol aparecen tras un largo viaje en camello, siguiendo una estrella. Que tus dientes forman parte de la casita de un vergonzoso ratoncito conocido como Pérez. Que las mujeres que son metidas en cajas y atravesadas por doce espadas, siguen siendo guapisimas al final del acto. Que los animales a veces hablan nuestro idioma y que las hadas del bosque son las que hacen cambiar de estación a estación. Que la lluvia se debe a que alguien allá arriba tiene un día triste y que la luna a veces se nos muestra roja, tan cual es, aun que habitualmente se vista de blanco. Que cualquiera fotograma de película será nuestra próxima imagen de vida y que el final de ser felices y comer perdices llegará, antes o después, a cada uno de nuestros banquetes. A veces, sería bueno admitir que todos tenemos un poco de tontería interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario