1.3.11

44.

Después de compartir tanto tiempo, tras descubrir tantos momentos, caes. Caes, como persona, en la cuenta de que nada sigue igual. Para nada. Tras haber prometido quererlas siempre, tras prometer que los caminos se volverían a encauzar, ves que lo único que has conseguido es pensar en ello luego de un baño de hora y media. Pensar para llegar a la conclusión de que todo lo bueno que tiene la razón crítica del ser humano se anula, a veces, con la manifestación del orgullo. Cuanto tenemos, cuanto nos sobra. Cuanto teníamos, cuanto nos falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario