8.5.11

69.

El colchón y él. Su cara acercándosele lentamente. Ella optó por cerrar los ojos y dejarse llevar, como tantas veces había hecho antes.
De las últimas líneas de la persiana llegaban reflejos de luz nocturna, finos pero constantes, dejando ver el perfil de él, que acortaba la distancia entre ambos constantemente. Ella, con los ojos cerrados, sentía como su mano le tocaba el cuello, la rozaba verticalmente desde el borde de la camiseta hasta el final de la oreja. Unos dedos perdidos en el bolsillo de un pantalón ajeno. Una boca buscando la compañía de otra. La separación brusca de sus labios, hizo que su corazón empezase la carrera por ganar y se propuso recuperar lo perdido. Su espalda se despegó del colchón y se incorporó, de golpe, para rodearle el cuello con los brazos y hacer que volviera a hacerle compañía. Él sonreía a la par que, por obligación pero voluntariamente, la volvía a besar. Le gustaba que ella se indignara y fuera a por él. Los brazos en su cuello, y las manos entrelazadas soltándose para empezar a recorrer su pelo castaño oscuro, su cara morena. Sus ojos verdes le estaban diciendo todo lo que quería oír. Él la miraba mientras notaba sus dedos jugando con su pelo, pasándole fugazmente por el lado de su cuello y quiso hacerlo. Sabía que ya era hora. El turno de la sensualidad había acabado y ahora se iniciaba, por fin, la batalla sexual en la que ambos perderían. Él se alejó de sus labios y se lanzó directamente a su cuello, a su hombro izquierdo. Le mordía con demasiadas ganas, tantas, que se notaba que en cualquier momento podría decir su nombre. Las uñas de ella se clavaban en la fuerte espalda de él mientras rodaban hacía el suelo. Un golpe, una alfombra bailando al compás del movimiento de sus cuerpos y sonidos de respiraciones aceleradas de fondo. Ella le desabrochó el pantalón sin permiso y aprovechó el momento en el que él se los bajaba para subirle la camiseta, para arrancársela de golpe. El, sintiéndose en clara desventaja, fue directamente hacia su sujetador por debajo de la camiseta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario