24.8.11

93.

Era ya su segunda noche y para ella conseguirlo era todo un logro. La primera el acercamiento había sido rápido, fugaz y lejano. Un momento de los que recuerdas simplemente por su escasa duración pero duro impacto. La segunda era completamente distinta. Pausada, penetrante y con mucho más espacio que recorrer.
Verdaderamente no podía afirmar que lo conociese profundamente, el tiempo compartido no era el suficiente pero la sensación que le transmitía era totalmente opuesta. Semejaba una persona fría y lejana pero demostró lo contrario. El, como todos, estaba supeditado a un fondo desconocido anclado y perdido en el abismo de un tiempo pasado mejor. Aquella segunda vez se lo demostró, sin querer.

-Dime su nombre y acaba de una vez

Lo pronunció. Cinco letras, dos sílabas que retumbaron en la cabeza de él y tranquilizarron los oídos de ella. No dudaba que toda su actitud de persona no relacionable pertenecía a una fachada protectora. Esa madrugada ella supo, sólo con ver la cara de él al pronunciar el nombre de la pasada y fijarse en el tono de su temblorosa voz, lo que siente un hombre al seguir enamorado de una persona de la que no se puede olvidar.
Se le hizo extraño, pues no se había imaginado nunca que habría de descubrir esa sensación masculina de la mano de un desconocido, pero también pensó en lo bonito que era a la vez.
La remota probabilidad de que en alguna parte de la ciudad alguno de los hombres de su vida estubiese compartiendo su nombre con otra mujer a la que acabara de besar le producia un alivio interior que le hacía incrementar las ganas de pasar la noche con aquel que tenía ocupada la mente y el corazón por otra.

-No entiendo por qué quieres joderme la noche haciendo que diga su nombre
-Simplemente acabamos de marcar nuestros límites

La calle era larga, los edificios de los lados fueron los testigos, los portales numerados los escenarios del resto de la calurosa madrugada. Sus cuerpos se dieron un respiro de compañía, sus cabezas sabían que la persona con la que querían estar no era la indicada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario