14.12.11

106.

-Si, no es plato de buen gusto pero ¿qué puedo hacer yo?
-¿Decírselo tal vez?
-La última "conversación" que tuvimos no puede considerarse ni siquiera eso, desde el momento en el qe yo no recuerdo lo que dije ni lo que él me contestó después
-¿Y entonces? ¿No se supone que ninguno de ambos tiene que sentir culpa? El trato era tomarse un tiempo
-Se supone si... se supone
-¿Pero?
-Pero nada... Yo llevaba tiempo ya esperando el encontronazo y no me esperaba que fuera así. Quería verlo, hablar, aclarar todo... no se, es todo demasiado complicado

Semanalmente, cada mañana, se confesaban la una a la otra. A esas alturas pocas novedades podían surgir en día y medio. Mejor dicho, día y media noche, pero siempre lo acababan haciendo. Entre ellas ya era como una norma lo de llamarse y ponerse al día de sus respectivas vidas.
Además, ahora todo se tornara diferente: lo de una eran novedades positivas y las de la otra solo iban proresivamente a peor. Un pequeño comentario. Un mensaje. Una foto firmada. Un paseo en coche. Una noche de lágrimas. Una copa compartida. La soledad y la compañía. Una era libre y la otra también, pero acompañada.

-Cuéntame, ¿qué pasó esta vez?
-(...)
-¿Hola? ¿Me cuentas que pasó?
-Está con otra
-¿Qué?
-Que está con otra
-Pero...
-(...)
-¿Confirmado?
-Hombre... comparten guiños y se insultan descaradamente
-Entonces... lo siento pero si. Confirmado

No hay comentarios:

Publicar un comentario