2.1.12

109.

Madurar. La Real Academia Española lo define como el adquirir pleno desarrollo físico e intelectual. Las madres son un poco más exigentes y para ellas madurar representa el esperado momento en el que uno "cría sentido de una vez" y asienta, por fin, la cabeza. Los profesores y maestros se centran en enseñar, día tras día, semana a semana, e incluso año a año, que se corresponde con la fase en la que cada quien sabe diferenciar las compañías de diversión y de la utilidad que los estudios van a conllevar para uno mismo, para el futuro. Los fruteros y agrícolas lo definen como el momento álgido de la temporada de cosecha y sus familias como los días de máximo gasto. Los seguidores de Peter Pan no contemplan esa palabra, ni ninguna de sus variantes, en su vocabulario. Padres, sacerdotes, párrocos y demás andainas, quieren efusivamente que toda la sociedad logre asentar ese término en sus cabezas, pero bajo sus lógicas. Hace años, en los libros de texto se recogía la palabra en los temas de biología, de las etapas de desarrollo y reproducción.

Cada factor tiene su propia definición. ¿La mía?

Yo, defino la palabra madurar como el momento en el que uno cae en la cuenta de que los pies, muy poco a poco,van creciendo, haciéndose más grandes. Tanto, que ya nunca volverán a coger en aquel pequeño espacio que las canicas dibujaban en la tierra del descampado para conseguir hacer el "guá".

No hay comentarios:

Publicar un comentario