12.4.12

142.

Lo importante no es el número de veces que la pelota entra por el aro de la canasta sino aquel que contabiliza los tiros que terminan errados. En el suelo.
No por seguir el dicho de que lo importante de la caída es el levantarse sino porque cada fallo a canasta es el recuerdo de una lección aprendida. Pero guardada ya en el cajón de lo olvidado. aparentemente.

- ¿Qué se supone que debo hacer?
- Pues decir la verdad.
- Sabes que eso...
- Si, eso será un golpe duro pero ya sabías que iba a pasar ¿no?

Porque, de una forma o de otra, cuando alguien actúa sabe siempre lo que va a pasar. Sí, quizás no lo conoce a ciencia cierta pero, en un ínfimo segundo, nuestro acto refleja sus posibles efectos en el espejo de la mente. En la esquina donde está lo que, en algún momento de nuestra existencia, aprendimos. Junto a lo que amontonamos para reciclar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario