21.5.12

155.

Hace tiempo, el que hoy es un gran un hombre me dijo: "No importa lo que se diga de tus actos, pues las personas somos subjetivas, mas lo que si importa, es lo que logres con tus actos que se diga".
A día de hoy, creo que mi declaración de intenciones la he hecho ya en más de una ocasión y de nada me ha servido. No es que las consecuencias no me gusten, o sean contrarias a lo que esperaba que fuese, si no que la causa sigue esperando a su efecto.

-Cuando tenga la total seguridad de ello, te prometo que te avisaré. Seré yo quien de el primer paso.
-¿Y para eso vamos a tener que esperar mucho? ¿Resignándonos a esperar por esperar?
-No puedo asegurarte nada, solo que, pese a que me dolería, también debo prometerte entender que , si para aquel entonces tu hayas encontrado a alguien..., lo entenderé.

He de decir que, aunque en su momento no lo sabemos (o no nos damos cuenta), lo que siempre he oído de que todos los finales son también un comienzo es algo en lo que me gustaría creer. Trabajemos en ellos pues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario