22.5.12

156.

Es algo así cómo cuando te quedabas mirándome sin importarte el tiempo que pasase. Ahora has caído ya en la cuenta de que era una pérdida de posibles momentos por vivir y has recapacitado. No puedo devolverte los minutos que invertiste en mi, en mi imagen y en la fotografía conformada por mi silueta y un fondo de playa. Me gustaría pero no se hacerlo, no se si tu necesitas que lo haga y, lo que es peor, no sé si yo, de poder, querría hacerlo. Supongo que, por si te alivia, la incomodidad de no volver a tener la posesión de ese tiempo que "perdiste" es directamente proporcional a la que yo tengo por desconocer, aún, el motivo por el cual lo hacías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario