1.6.12

162.

Faltaba aún como cosa de un cuarto de día para que, se diese la pequeña probabilidad -a lo mejor-, de que él hiciese lo que había dicho que haría la noche anterior. Habían establecido un plan simple y mutuo: acabarían sus quehaceres y compartirían una conversación telefónica que, en el mejor de los casos, podría acabar compartiendo alguna que otra hora de la noche local.
Las vacilaciones de cómo podría ser el saludo o la reacción de uno ante los actos inesperados del otro, porque de seguro que los habría, eran cosas en las que no se había parado a pensar esta vez. Era raro, sobre todo porque la caracterizaba el empaparse en una capa de nervios e histeria en los momentos que precedían a situaciones complicadas o desconocidas mas, esta vez, había priorizado: existían cosas más importantes que retomar.
Si finalmente el teléfono sonaba, se cumpliría ya -de forma exacta- medio año desde su última conversación y si, las cartas jugaban a su favor y conseguían que la recogiese al lado de casa, el mismo medio año que se cumplía para unas cosas se cumpliría para otras. No más importantes pero tampoco menos. De lo que sí tenía una plena seguridad es de que no volvería a cometer los mismos errores que antes. Su plan estaba perfectamente dibujado -y acotado- en su mente. Sus peticiones, las que aún no sabía si serían una muy buena idea, lo estaban aún más: ir a los mismos sitios donde habían estado hace meses y en los que habría querido llevar a cabo aquellas cosas que luego no figuraban en su guión.
El caso, es que estaba harta de llegar a casa, tras, y tener que crear en su mente la manera perfecta en la que debería haber actuado; con sus consiguientes consecuencias. Esta vez las cosas se llevaban listas de antes, aunque bien es cierto que la lógica dice que así todo sale peor, y no tenía ni la menor intención de lamentarse luego.
¿Ahora? Sólo falta esperar a que el teléfono suene y que la mano, cedida por el crupier, sea de las mejores que se han repartido nunca antes en Las Vegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario