6.10.12

175.

Lo pensaba cada vez que salía el sol y que, por consiguiente, las extrañas dependientas optaban por sacar a relucir sus mercancías a pie de calle.
A su parecer, era una medida estúpida, pues aquel que necesitase algo en concreto entraría sin dudarlo a la tienda mas, el marketing es lo tiene, y acercar el producto a los compradores potenciales se confirmaba, desde hace años, como la mejor salida. Por ese motivo, cada vez que el tiempo acompañaba -algo muy inhabitual en su zona- los comerciantes de los pequeños locales madrugaban un poco más de lo normal para llegar antes al establecimiento y sacar las cajas de frutas y verduras a las aceras colindantes. Claro que, también había excepciones a la regla. Estaban aquellos que no madrugaban más al ver un rayo de sol mañanero, si no que optaban por seguir con su rutina horaria para despegarse del colchón y aplazaban, luego, la hora de apertura de la tienda para que le diese tiempo a llevar a cabo el citado ritual de salida de mercancías.
Pues bien, cuando esto pasaba, su pensamiento se repetía: estira la mano, coge una y echa a correr. Una fresa, una manzana, una naranja o cualquier otro fruto de temporada.
No, no está bien -dirían unos. No tienes el valor suficiente como para atreverte a hacerlo -dirían otros. Tal vez fueran los más osados los únicos que mencionaran la afirmación ante la propuesta. Eses que, en medio de una ciudad como aquella, sentían lo mismo que ella el contremplar el hecho.
¿Acaso, en el supuesto de llegar a hacerlo, se podría considerar robo? Pero vamos a ver, si a ella siempre le habían dicho que "robar fruta no era robar". Tenía dotes de artista, de actriz, podía coger incluso dos o tres pequeños frutos sin que nadie se enterase, y estaba segura de ello.
Además, la mayoría de las dependientas eran raras, muy raras, y ancianas. En caso de que estas se percatasen y saliesen a su encuentro, siempre podía usar el tópico-típico de "si, he cogido una porque quería probar cómo estaban y luego comprarselas". Al fin y al cabo, ¿no es así cómo se arreglan la mayor parte de los "robos", bajo la apariencia de la normalidad y la educación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario