29.5.13

218.

<< No pudo soportar más aquel silencio y lo rompió de la forma que más controlaba: a gritos.
-Siempre estás ocupado, ¿sabes? Y yo tengo muchas más cosas que hacer que esperar tus momentos de lucidez personal
-¿En algún momento hicimos juramento de espera? ¿Lo hiciste tu con respecto a mi, al menos?
-Dijiste que no sería igual. ¡Lo dijiste !>>


-Así fue como Sally descubrió que la había vuelto a cagar con Sam. Poco después acabó su doctorado en Oklahoma, recogió sus cosas y cubrió la beca de investigación que le habían ofrecido el año anterior.

-¿Y que pasó luego?

-¿Luego? Pues, si te soy sincera, no lo sé cariño. Yo solo puedo contarte lo que el libro nos narra. No nos desvela el futuro de los personajes, solo la historia que leemos.

-¿Sam no volvió a por Sally? ¿No le pidió perdón? ¿Ella no encontró a un investigador guapo con el que empezar una historia nueva?

-No tenemos páginas en las que encontrar las respuestas a todas tus preguntas... no podemos saber nada de eso pero si podemos imaginarnos el final cómo mejor nos parezca. ¿Cómo te gustaría a ti que acabara su historia?

-Vamos mamá, tu escribiste ese libro. Es tu historia... asique solo tu puedes decirme cómo quieres que termine. Cuéntame el final, el de verdad.

-Es tarde para eso y mañana hay colegio, señorita. A dormir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario